jueves, 20 de abril de 2017

El Museo de Frida Kahlo, México

Hoy quiero hablaros de Frida Kahlo, pintora mexicana que hoy en día sigue siendo todo un referente para el mundo del arte.  La artista nacida en Coyoacán creó una pintura absolutamente personal, ingenua y profundamente metafórica. Sus obras eran guiadas por su extrema sensibilidad y por los diversos acontecimientos que marcaron su vida. 
En su búsqueda de las raíces estéticas de México, Frida Kahlo realizó espléndidos retratos de niños y obras inspiradas en la iconografía mexicana anterior a la conquista, pero son las telas que se centran en ella misma y en su azarosa vida las que la han convertido en una figura destacada de la pintura mexicana del siglo XX.

El Museo Frida Kahlo está ubicado en la calle de Londres 247, en uno de los barrios más antiguos y bellos de la Ciudad de México, el centro de Coyoacán. El museo, también conocido como la Casa Azul, es de los sitios turísticos y culturales más representativos de la zona; el inmueble perteneció a la familia Kahlo y cuatro años después de la muerte de la pintora, en 1958, fue convertida en museo.
El padre de Frida, Guillermo Kahlo construyó la casa y posteriormente fueron Diego y Frida quienes, más tarde, le dieron un estilo muy particular imprimiéndole los colores y decoración popular de los pueblos de México. Esta Casa Museo permite a sus visitantes descubrir la profunda relación que existe entre Frida Kahlo, sus pinturas y su hogar. 

Entre lo más destacado de la casa se encuentran las camas (cama de día y cama de noche) que utilizó Frida para pintar mientras se encontraba inmovilizada de la columna debido al terrible accidente que tuvo. Muchos de sus cuadros fueron inspirados por este y por el sufrimiento que vivió después de varias cirugías reconstructivas. El jardín de la casa, que fue construido y diseñado por Diego Rivera para su amada esposa, alberga una pirámide en la que se exponen su colección de piezas prehispánicas.  
El museo Frida Kahlo,  te permitirá adentrarte al mundo íntimo de una de las más reconocidas artistas latinoamericanas. Es uno de los más visitados de la Ciudad de México y en él podrás apreciar además de la decoración y muebles grandes obras como “El retrato de mi padre Guillermo Kahlo”; el óleo “Viva la Vida”; el óleo “Frida y la cesárea”...


¡Una visita obligada!
Si quieres conocer más historias interesantes, conoce mi colaboración en Historias de mi Ciudad